Educa a tu poodle en positivo

La tendencia de la educación en positivo y el uso del clicker están cobrando cada vez más popularidad entre los profesionales de la cinofilia (personas que tienen conocimientos en la crianza de razas caninas, de manera selectiva, generalmente participan en exposiciones y realizan la cría de perros), ya que es un tipo de adiestramiento que refuerza las conductas positivas y evita los castigos.

Esta tendencia de adiestramiento se viene desarrollando hace algunas décadas, y consiste en reforzar positivamente los comportamientos que deseamos que presente nuestro perro con el fin de que el animal desarrolle este comportamiento y ‘descarte’ los que nosotros consideramos como incorrectos.

Es decir, premiar cuando hace algo que le hemos pedido (positivo).

Poodle jugandoEl uso del clicker es uno de los recursos más utilizados, y consiste en una laminilla metálica que se utiliza para, en el momento adecuado, emitir el característico sonido ‘clic’, y de esta manera hacer que el perro relacione una conducta que consideramos adecuada con dicho sonido.

Durante el entrenamiento con este método, paralelamente al ‘clic’ se contribuye a reforzar la experiencia ofreciendo una recompensa en forma de premio de alimento, caricias, voz con tono de aprobación y afecto, etc. Obtendremos un buen resultado cuando se consiga que el perro efectúe la conducta deseada sin necesidad de hacer clic ni premiar.

El clicker ha sido principalmente difundido por la bióloga y psicóloga conductual Karen Pryor, quien lo utilizó en primera instancia para el entrenamiento y la comunicación positiva con delfines y, además del perro, se ha utilizado también en diversas especies salvajes de vida en cautiverio, animales de granja y otros animales de compañía, como gatos, conejos, o roedores.

Actualmente, este método está siendo utilizado cada vez más, sobre todo por practicantes de habilidades caninas y freestyle.