Los perros comprenden los sentimientos humanos y son capaces de consolarlos

Los animales fueron enfrentados a personas que simulaban llorar, emitir un zumbido extraño o conversar. La mayoría de los perros participantes se acercó y tocó a los humanos que estaban llorando.

Al que hacía zumbidos se acercaron muchos menos, lo que demostraría que la aproximación no es por curiosidad, sino por una empatía con la persona que sufre. Ningún perro se interesó por las personas cuando simulaban conversar.

Además, los perros se acercaron a quienes lloraban independiente de si se trataba de su dueño o una persona extraña.

Consultados los dueños de los 18 animales estudiados sobre cuán receptivos habían sido éstos a las emociones humanas en el pasado, resultó que un número importante había reaccionado a situaciones de tristeza de su amo, a momentos en que éste había resultado herido físicamente, a situaciones de angustia y de alegría del dueño.

Las pruebas no se hicieron en laboratorios, sino en el propio hogar del animal. El dueño y la otra persona extraña estaban sentados, pero separados por al menos dos metros, mientras que un tercer sujeto fuera de la vista del animal registró las situaciones.

La domesticación es clave

Cada animal fue expuesto al siguiente escenario: el dueño lloraba, el extraño lloraba, el dueño hacía el zumbido, el extraño repetía el zumbido. Además, ambas personas interactuaban en los períodos intermedios.

El estudio contrasta con otro realizado en 2006 en el que se simuló un ataque cardíaco del dueño. Como el animal fue incapaz de buscar ayuda, los autores concluyeron que los animales eran incapaces de comprender la naturaleza de una emergencia o de buscar ayuda.

La zoopsiquiatra chilena Daniela Navarrete Talloni explica que los perros han desarrollado la capacidad de descifrar el lenguaje no verbal de los humanos gracias a los muchos años de domesticación y convivencia estrecha. “Son capaces de entender signos y muecas, retos y cariños solamente con mirar un poco a sus dueños… Entienden las sonrisas y las lágrimas, y hacen lo posible por reconfortar en caso de ser necesario”, comentó.

Esto se explica, dice la veterinaria, porque se trata de animales gregarios que viven en jaurías y donde se necesita entender y empatizar con los otros integrantes del grupo.

El caso de los gatos, sin embargo, es un poco distinto. “No es una conducta habitual porque son animales de tipo solitario y más bien de orden jerárquico territorial, pero han aprendido ciertas conductas de empatía muy parecidas a las de los perros”.

Los canes del estudio

El estudio incluyó a nueve hembras y nueve machos de tamaño mediano (10 mestizos, tres labradores, dos golden retriever, un vizla, un pastor belga y un beagle), con un rango de edad entre ocho meses y 12 años.

Además, participaron sus 18 dueños (14 mujeres y 4 hombres), de entre 34 a 72 años, y uno de los investigadores, quien cumplió el rol del extraño.

Fuente: EMOL

  • Jhesust

    Si he logrado apreciar eso en mi perro. Se acerca en los momentos emotivos siendo cómplice del momento.. Ya sea de tristeza o felicidad.

  • Jhesust comentado en Raza Poodle – Raza Caniche:

    Si he logrado apreciar eso en mi perro. Se acerca en los momentos emotivos siendo cómplice del momento.. Ya sea de tristeza o felicidad.

  • Raza Poodle desde Facebook comentado en Raza Poodle – Raza Caniche:

    Jhesust comentado en Raza Poodle – Raza Caniche:

    Si he logrado apreciar eso en mi perro. Se acerca en los momentos emotivos siendo cómplice del momento.. Ya sea de tristeza o felicidad.

  • Si he logrado apreciar eso en mi perro. Se acerca en los momentos emotivos siendo cómplice del momento.. Ya sea de tristeza o felicidad.