Entrenando a nuestro poodle

Entrenar a nuestro poodle es una tarea muy importante si queremos que conviva con el resto de la familia en casa. Puede parecer un trabajo duro, exigente y frustrante, pero vale mucho la pena. Se requiere de mucha paciencia y constancia de nuestra parte.

Dependiendo de donde viva, puede entrenar a su poodle para ir al baño en unas hojas de periódicos, aunque la idea es que salga a la calle para hacerlo.

La cantidad de tiempo que se necesita para entrenar a su poodle puede variar desde unas pocas semanas a algunos meses. Se necesita tiempo para darse cuenta de que la casa es su vivienda y no un lugar de paso.

Empezando por los más pequeños, los cachorros necesitan tener rutinas y horarios estrictos. Hay que sacarlos para ir al baño después de comer, levantarse y jugar. Llévelos siempre al mismo sitio, para que sepan dónde hacerlo cuando tengan la autonomía. Si llegan a tener un “accidente” en otro sitio, lleve el regalito al lugar donde debería haberlo hecho. Hay que felicitar al cachorro cuando haga lo que esperamos de él, con palabras de ánimo y algún premio como un pequeño aperitivo.

La hora de la comida también tiene que ser regular. Esto hará mucho más fácil el control de las deposiciones. Si puede, cómprele a su poodle la comida de mejor calidad: cuanto más alta es la calidad, menor es el desperdicio.

Una opción recomendable es no dar más alimento ni agua después de las 7 de la tarde. Esto ayudará a prevenir accidentes en mitad de la noche. Saque a su poodle antes de ir a la cama y a primera hora de la mañana al levantarse.

Si sigue estos pasos, sea paciente y constante, tendrá un poodle bien educado en muy poco tiempo.