El golpe de calor en el perro

El golpe de calor suele ocurrir en verano, cuando el calor es muy intenso y la humedad es alta. Esta situación provoca que los perros terminen con las reservas de azúcares y sales minerales y su organismo pueda colapsarse, llegando en algunos casos trágicos a la muerte.

El golpe de calor puede darse también en ambientes reducidos y mal ventilados como el coche, un transportín, una habitación, un balcón, etc. Es muy importante supervisar dónde se encuentra nuestro perro y en qué condiciones se encuentra.

Como en los humanos, los perros más propensos a sufrir las consecuencias de un golpe de calor son los cachorros y los mayores. Los animales de capa negra tienen un riesgo mayor independientemente de su edad, ya que absorven más calor que los de capa clara.

Síntomas del golpe de calor:

  • Está perezoso y sin ganas de moverse.
  • Su respiración es rápida o costosa y las mucosas de las encías y de la conjuntiva están azuladas.
  • Temblores musculares e incluso vómitos.
  • Le aumenta el ritmo cardíaco.
  • Se tambalea.

A raíz de estos síntomas, si el animal no es tratado a tiempo, puede que esta dolencia se agrave y:

  • Le aparezcan pequeñas manchas de sangre en la piel.
  • Padezca una hemorragia gastrointestinal.
  • Sufra una insuficiencia hepática o renal.
  • Se vea afectado por un edema cerebral.
  • Le fallen los órganos.

La temperatura media de los perros es de 39°C, pero cuando sufren un golpe de calor, ésta puede llegar a los 42°C o más.

Tratamiento:

  • Para bajar la temperatura corporal del animal deberemos llevarlo a un sitio fresco y aplicar frío en las zonas más importantes, como son la cabeza, el cuello, las ingles y las axilas. De este modo, refrescaremos la sangre que va hacia el cerebro, evitando un posible daño cerebral, y bajaremos la velocidad de la respiración.
  • Deberemos poner al animal bajo un chorro de agua (no muy fría) y humedecerle la boca sin obligarle a beber, puesto que puede que sea incapaz de tragar o que mucha agua lo ahogue. Cuando veamos que la respiración se ha normalizado, podremos sacarlo de debajo del agua pero manteniendo siempre el control de su temperatura.
  • Si queremos que el frío le cale rápido, podemos ayudarnos con ventilador o le podemos pasar cubitos de hielo por la nariz, las axilas y por los lados del cuello.
  • NO cubrir ni envolver con toallas (subiría la temperatura en lugar de bajar).
  • NO utilizar agua helada (puede causarle lesiones).

Prevención del golpe de calor:

  • Dar de beber al animal regularmente para evitar la deshidratación. El agua se debe renovar a menudo y se debe administrar en pocas cantidades.
  • No dejar al perro encerrado dentro del coche.
  • Sacar a pasear al perro en los momentos de menos calor y evitar que haga mucho ejercicio.
  • No encerrar al perro en una habitación pequeña sin ventilación.
  • Si el perro vive en el jardín, debería tener una sombra en la que cobijarse.
  • En verano, es mejor darle la comida al perro por la noche porqué después de comer, los perros, son más propensos a sufrir colapsos.
  • En caso de salir de viaje, es aconsejable llevar abundante agua y hielo. Si vemos que el animal se estresa, podemos colocar en el suelo del trasportín toallas húmedas.
  • ayu

    Muchas gracias por la info me sirve de mucho!!!

  • Hola!! auxilio!! mi perrita poddle esta en su dia num 58 de embarazo y ya presenta anciedad, agitacion, desgarra las sabanas y tiene temperatura de 37 grados y medio. Que prosigue????????? por favor!!! estoy desesperada!!!